Las raices electrónicas de Suiza


El dúo suizo, Yello, son considerados padres del techno

La evolución de la cultura electrónica, a lo largo de su corta historia, ha tomado diversos caminos según el país, determinando su presente y su imagen. Las diferentes transformaciones de la sociedad impactan directamente en el desarrollo de la cultura incipiente y la moldean creando el aspecto que conocemos hoy. El avance de la escena electrónica en Suiza tomó una ruta diferente a la española, mimando este estilo de música desde los inicios.

La historia nos enseña a seguir los pasos marcados para analizar comportamientos y comprender mejor la evolución de una corriente, en este caso, musical. La escena electrónica tiene una historia ‘reciente’ desde un punto de vista más amplio, pero la suficiente para poder observar sus cambios e incluso, jugar a pensar en los que se están produciendo ahora mismo. A nuestro alrededor está naciendo un proliferación de artistas y clubers que intentan sacar a flote este tipo de música. Una potente mezcla que se traduce en el fuerte deseo de potenciar la cultura en un país que, en ese ámbito, no lo ha tenido nada fácil. La electrónica en España tuvo que sufrir en dos frentes. Por un lado, los medios se olvidaban de la música y se centraban en la imagen del ‘parkineo’ y las drogas; y por otro, la tentación de hacer de la música un negocio animó el producto comercial y bajó la calidad. De esta manera, se dejaba a un lado la cultura musical que estaba floreciendo en los 80, marginándola y dándole una imagen negativa que vería su decadencia en los 90. “El hecho de haber salido de una dictadura en la que el rock en si ya estaba visto a veces como de escandaloso y fuera de lugar o desproporcionado, no imaginemos la música electrónica, la cual muchos catalogan todavía como ruido o simple música sin sentimiento ni mensaje” comenta C-Row, dj de origen Suizo que creció en el apogeo de la electrónica en dicho país. A los diez años ya escuchaba house y su entorno se empapaba más y más de música. Alejado de lo que ocurría en España, pudo ver de primera mano como crecía de forma sana la electrónica europea y como influía en una sociedad más receptiva.

En Suiza nacía la escena a principios de los ’80 donde clubes de Zurich empezaban a apostar por sonidos procedentes del otro lado del Atlántico. En este país encontramos precursores de la electrónica como el dúo Yello formado por Dieter Meier y Boris Blank, padres del techno. En una entrevista de un portal suizo, Meier describió su estilo como el resultado de buscar sus propias formas de expresión a través del sonido ya que no tenían formación. “Esto produce cierta originalidad, porque si no puedes tocar el violín, tienes que encontrar otras formas de usarlo” dice Meiers. Su éxito más sonado es la canción ‘Oh Yeah‘, conocida sobre todo por ser el tema que acompaña al personaje de Duffman en Los Simpsons. “Nosotros ‘sampleamos’ antes de que eso fuera posible digitalmente –grabábamos un sonido del golpe de una bola de nieve sobre una pieza de madera, se convertía en un ‘loop’ (bucle) en una cinta y servía como base de batería y percusión.” Los padres del techno consideran su apodo fortuito ya que para el dúo solo se trataba de dos chavales que querían encontrar su propio sentido. “Fuimos considerados los padres del Techno, pero básicamente, éramos dos chicos jugando con sonoridades de una forma muy particular”.

Una evolución de la cultura electrónica que toma forma de arte. “La música electrónica allí está vista como un arte, cuando en cambio en España, por desgracia, se tiende a verlo más un negocio, catalogándola más bien como un ocio en vez de como un cultura.” comenta C-Row. Una realidad que a día de hoy pelean muchos colectivos nacionales. Antes de hacerse un hueco en la escena, los dj’s y colectivos deben crear un espacio para la electrónica en la sociedad española. “Suiza ha tenido la suerte de tener cerca a Alemania y por lo tanto empaparse desde los primeros desembarcos de la cultura que también llegó desde las Américas y que ha fomentado el crecimiento de la historia electrónica europea” añade el dj suizo.

La diferencia de esta cultura respecto al camino español puede atribuirse a la corriente que había en centro Europa, Austria o norte de Italia. “La cultura de club esta mucho más adelantada” – comenta Igor – “Tenemos grandes clubes en España pero no se puede comparar con el ‘rollo’ de estos países. No tanto discotecas si no un disco-pub para pasar la tarde con un aperitivo de música selecta”. Sin embargo no es todo tan reluciente. Aún queda mucho por andar y a pesar de esta realidad – y según Christoph Haller o DJ Atomik, artista que forma junto con Marc Hofweber o DJ Questionmark, el grupo electrónico suizo, Round Table Knights. – “Actualmente Suiza no cuenta con una escena propia de música electrónica, aunque no podemos olvidar la temprana llegada del acid house a Lausana hace unas décadas, o el movimiento techno que hubo en Zúrich”. Si ellos mismos definen la cultura electrónica suiza todavía por desarrollar, la española aun tiene más trabajo. Con una mirada positiva se vislumbra el futuro de la electrónica ibérica con ganas y con un gran número de terreno todavía por conquistar. Y eso es aún más emocionante para los protagonistas de la escena.

C-Row explica que allí el “remember” es distinto del que podemos encontrar en fiestas españolas. “ Es el remember puro de cuando todo era nuevo y sonaba en Reino Unido, Holanda o Alemana”- explica el dj suizo – “Todo sonaba increíble para bailar, con ritmos y golpes inesperado para no parar toda la noche”. Mirando ese lado positivo del retardo español respecto a los demás países, Igor anima a rastrear ya que hay estilos que no se han explorado a fondo. “No creo que todavía la música alcance los niveles europeos porque quizás se prefiera más un local lleno que no la propia satisfacción personal o del gusto por una determinada música, estilo o forma de expresión”.

La fábrica suiza

Suiza ha gestado un importante elenco de artistas que abanderan la escena helvética. Desde los padres del techno, Yello, a los ya citados Round Table knights. Además de Deetron, famoso por sus habilidades en las sesiones de tres platos con ritmos que cabalgan entre el techno, el house y temas clásicos de detroit. Este dj de Berna comenzó a pinchar en clubs de Suiza y llegó a ser residente de uno de los más famosos, el Trax Rohstofflager de Zurich. En esta cabina actuó junto con Jeff Mills, Robert Hood, Luke Slater, Surgeon, Steve Bicknell, etc. Sin olvidar a uno de los dj’s que se han dejado ver en discotecas y festivales en España, Luciano. El carísmatico dj de origen chileno comenzó su andadura en el club Weetamix de Ginebra y desde ese momento no ha parado, coincidiendo tambien en residente de las fiestas ‘Circoloco’ del club DC10 de Ibiza. Por otro lado también destacar a Mirko Loko junto con Raphaël Ripperton, amigos y compañeros que formaron el proyecto Lazy Fat People. En la actualidad Mirko pincha alrededor del mundo con una música orientada hacia el house, minimal y el jacking. Ripperton, por su parte publicó el pasado año su primer lp titulado Niwa.

Referentes de la escena suiza que merece la pena atender.

ENLACES RELACIONADOS (DESPIECES):

Anuncios

Una respuesta a “Las raices electrónicas de Suiza

  1. Pingback: EN PORTADA |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s